Almeida Advogados

São Paulo Rio de Janeiro Brasília Belo Horizonte

La consulta más completa y especializada para el sector de TI.

Nuestra oficina está listo para ayudarle en todos los asuntos legales orientadas a la economía digital, que ofrece plena comprensión del inmovilizado material y activos intangibles como la propiedad intelectual.

Tecnología de la Información

De acuerdo con el Ministerio de Ciencia y Tecnología, las intensas transformaciones que se vienen sucediéndose en la economía mundial, forzaron a los países, entre ellos Brasil, a buscar una nueva estrategia de desarrollo económico basada en el capital humano, en la tecnología y en la flexibilidad institucional. 

La apertura al mercado mundial ha exigido una completa reestructuración del sector de la tecnología de la información, a fin de que las inversiones externas y las consiguientes asociaciones con las empresas nacionales fuesen atractivas. Junto a ello, también surgió la necesidad de rediseñar el modelo productivo local para estas tecnologías. 

La década de los 90 supuso un enorme cambio en la política informática del país, caracterizada por la reducción significativa de los aranceles de importación para diversos productos, en consonancia con la apertura de este mercado. Con vistas a dar el necesario apoyo a la industria nacional y con el propósito de atraer al capital extranjero, importantes leyes se promulgaron, entre ellas, la Ley nº 8.248/91 que estableció incentivos fiscales para el área de la informática. En lo que se refiere a la innovación tecnológica, el Gobierno brasileño ha realizado inversiones en investigación y desarrollo (P&D), ha ampliado la participación del sector productivo privado en los gastos de C&T en el país, promovió la expansión del parque industrial de informática, además de estimular la difusión del uso de la informática como medio de modernización de otros sectores industriales y de servicios. 

Se estima que en 2010 la producción de programas de ordenador en el país (software) generará cien mil nuevos empleos y ampliará las exportaciones del sector en más de 3,5 billones de US$, mientras que el área de tecnología de la información alcanzará una facturación adicional superior al billón de US$. Con el objetivo de fomentar el desarrollo de la industria de la Tecnología de la Información se crearon políticas gubernamentales centradas en la estructuración del sector y basadas en aspectos considerados fundamentales para el crecimiento del mismo en el país. La Política Nacional referida a la Informática, por ejemplo, ha hecho posible la inclusión de Brasil en el escenario mundial de grandes productores de software.  En ese contexto, después de alcanzar un crecimiento medio anual del 19% en la década de los años 90, el mercado interno brasileño de software pasó la barrera de los 3 billones de US$ ya en el año 2001, cifra ésta que si se considera en conjunto con los demás servicios técnicos relacionados al área de la informática, superó el montante de 7 billones de US$. 

A pesar del crecimiento y evolución del sector, el Consejo Nacional de Combate a la Piratería, órgano vinculado al Ministerio de Justicia ha declarado que, de acuerdo con la INTERPOL, la piratería moviliza anualmente 600 billones de US$. Por su parte, datos del Sindicato Nacional de Auditores-Fiscalizadores de la Hacienda Pública (Unafisco) manifiestan que la piratería en Brasil genera unas pérdidas anuales de 30 billones de US$ en impuestos. Junto a todo ello, un estudio realizado por la Universidad Estatal de Campinas, señala a la piratería como responsable de la supresión de 2 millones de empleos. La piratería de software, por ejemplo, supuso una pérdida de facturación de  47,8 billones de US$ a las empresas mundiales, el año 2007, un 20% más que en el año 2006, según resulta de un estudio publicado por una asociación sectorial. En Brasil,  a pesar de los elevados números, iniciativas como el Plan Nacional de Combate a la Piratería han contribuido a su reducción, aunque en porcentajes poco expresivos. 

Dejando al margen la piratería, los números y cifras relacionados con este sector de la economía demuestran que los bienes inmateriales e intangibles se consideran los más importantes activos de las empresas de alta tecnología y con eso, el desarrollo de soluciones innovadoras de protección de la propiedad intelectual son esenciales. Fruto de la larga experiencia profesional que posee en esta área del derecho, Almeida Abogados ofrece la más completa y especializada consultoría en Tecnología de la Información.